Hoy empieza todo

20140110-181252.jpg

El Everest es la montaña más alta del mundo con una altura de 8848 metros sobre el nivel del mar.
Cuando recibes la noticia del diagnóstico de un linfoma o una recaída del mismo y el doctor te explica el tratamiento al que tendrás que someterte, la vida se te rompe. Lo primero es pasar la fase de aceptación, que es lo que más dolor psicológico causa. Lo segundo es aprender a vivir con ello, asumir que forma parte de ti. Y por último aceptar ese tratamiento que te llevará a la curación.

Hoy ha sido el primer día de medicación. Me siento como una alpinista a los pies del Everest. Hasta el momento mi máxima experiencia había sido en el pasado con picos medianos como el Mulhacén y el Teide. Miro hacia arriba y me doy cuenta de que esta expedición va a ser mucho más larga, que necesitaré más ayuda, pero que cuando llegue a la cima la recompensa será mayor que nunca.

Esta vez el tratamiento me lo administran ingresada en el hospital y además ni siquiera puedo recibir visitas.
El objetivo de la medicación es atacar a los glóbulos blancos (nuestras defensas) que son los que están enfermos y por ello mi organismo cada día se va debilitando poco a poco hasta conseguir que desaparezcan por completo. Tanto las medidas de higiene como de esterilización han de ser absolutas durante todo el período.

Para llevar a cabo esta experiencia vital cuento con el apoyo incondicional de mi sherpa, compañero, amigo, protector, que permanece a mi lado en todo momento sufriendo todas las inclemencias que el tiempo nos deparará. Con mis padres dándolo todo por mi, como siempre. Y con los cientos de mensajes y muestras de cariño que recibo al día. Unos emocionan, otros me regalan una sonrisa, otros son inesperados y alegran doblemente.
Todo ello es mi aliento, el que me ayudará a coronar la cima del Everest en la que pondré la bandera de la victoria.

El primer día ha terminado, miro atrás y ya puedo ver los pasos recorridos. La cima está más cerca que ayer.

Anuncios

41 Comentarios

  1. La verdad es que si que es comparable a escalar el Everest pero si hay alguien capaz de hacerlo eres tu y lo sabes.
    Además ya le hubiera molado al Juanito Oriarzabal ese haber tenido al lado a un Sherpa ni la mitad de bueno que el que tienes tu ahi al lado.
    Y que decir de ese ejercito de Sherpas que estamos en el banquillo esperando salir al campo corriendo en cuanto nos necesites.

    Hoy has salido del campo base camino a la cima y aunque va a ser largo lo vas a conseguir de sobra #esolosabenhastaloschinos

    Por cierto cuando tengas un ratito coméntale a tus glóbulos blancos que ojito o se van a llevar 2 ostias de mi parte!!! 😉

    Mucho animo amiga
    Un beso

    Me gusta

  2. Hola Ana, la idea del blog es genial. Todos te estamos apoyando en un camino que andarás tu sola, pero sabiendo que a tu lado vamos a estar todos animándote para que llegues a la cima. Qué duda cabe nosotros en segundo plano, pero dispuestos a empujar por el precipicio a los jodidos glóbulos blancos que te hacen la puñeta. Un besazo V.Arce.

    Me gusta

  3. Prima, tu marido, tus padres, tu familia y tus amigos formamos un gran equipo, eres la capitana de esta expedicion los demas aportaremos lo mejor de cada uno de nosotros para entre todos conseguir el objetivo.

    Cuando llegues a la cima estaremos todos alli para celebrarlo juntos.

    Te quiero, y te agradezco la generosidad de querer compartir esta experiencia, a traves de ti aprendemos todos.

    Me gusta

  4. Alcanzar la cima es una grandeza. Tal desafío solo puede lograrse desde la valentía, la fortaleza, la entereza. Con esa grandez humana que me consta que tienes, lo conseguirás. Estoy segura. Pienso en ti y espero que te llegue mi energía. Estoy contigo. Un beso.
    Amalia Granero

    Me gusta

  5. He llegado a este blog porque me lo ha recomendado una compañera de trabajo sabiendo que me iba a sentir identificada. Yo también pasé por un cáncer hace años (aunque el mío fue de huesos) así que te entiendo perfectamente. En fin, que creo que me voy a quedar por aquí para visitarte de vez en cuando, si no te importa. 🙂

    Me gusta

  6. ¡¡Hola Ana!! Acabo de descubrir por casualidad tu blog, he estado leyendo un par de entradas y, aunque no te conozco de nada, te envío todo mi apoyo y todos los ánimos del mundo!! Es de ser muy valiente enfrentarse a una situación como esta y compartirla con todo el mundo de esta forma tan bonita. ¡¡Sigue adelante con tu subida al Everest!! Estaré pendiente 😉 ¡Abrazos!

    Me gusta

  7. Hola Ana me llamo Jose Bayo Carreres yo ya llegue al everest
    he culminado la cima, despues de un largo proceso como tu
    gracias a los profesionales del clinico de valencia y con todas mis fuerzas de vivir estoy disfrutando de la brisa que sopla aqui en la cima del everest y te he de decir que vale la pena luchar para luego tener esta recompensa tan bonita que es vivir cada dia con los tuyos y saber que cada dia que te levantas es un regalo de Dios que te encuentras.De verdad que vale la pena Ana.
    Un fuerte beso y animo mucho animo, estaremos en contacto contigo,no te dejaremos de la mano.
    besazoooooooooo
    muuUUU@@@@@@@@@@@@@@KKKKKK

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s