Día -4

El último tramo de escalada se está haciendo pesado. El día ha empezado por los mismos derroteros que ayer, pero poco a poco he ido mejorando hasta llegar al punto de poder escribir esta breve entrada con la ayuda de mi sherpa. Incluso me he permitido el lujo de salir de la habitación a estirar un poco las piernas.

pasillo

A este pasillo lo hemos bautizado como la Avenida de los goteros, pues por aquí te puedes encontrar a otros compañeros de planta que pueden salir a despejarse un poco. Este hospital es tan grande que si recorres el pasillo entero (ida y vuelta) te podrían convalidar un tramo del Camino de Santiago.

Intentamos ir todas las tardes e incluso hemos encontrado un punto desde donde se ve reflejada nuestra casa en un cristal, y eso nos reconforta.

reflejo

Hemos pensado que deberíamos cambiar en el rosco de Pasapalabra la “E” de Etopósido por una “J” de Jägermeister. ¡Estas resacas no son normales!

Aprovechamos para felicitar a todas las madres que nos siguen, y sobre todo a aquellas que son sherpas o alpinistas en una expedición similar. ¡Ánimo super-mamis!

Anuncios

24 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s